Buscar en el blog

7 feb. 2011

ALFOMBRAS VOLADORAS


Ese cuerpo
que acostumbraba a ser alfombra
y pintaba los ojos de cielos
y la boca mordía sonrisas
y el sexo
se hacía carne que no amor.
Que aunque no quieras yo quiero
y te aguantas
y no duele
porque ya no estás            
ahí.

Porque vuelas y te ocultas
en la rama más alta de un almendro.
Pero llega el frío
y te posee.
Y las uñas se resquebrajan
y los dientes chirrían
y vuelves
y vuelves
y vuelves
a ser polvo
o felpudo.

Y tu cuerpo se hace alfombra
y sales volando
más allá
de las mil quinientas y una noches.

Amelia Díaz, marzo 2011

0 comentarios:

Publicar un comentario


HEMEROTECA

VIDEOTECA

FOTOTECA

.

.
 
Copyright 2012 alcap. All rights reserved.
Themes by J.P.RUIZ GIMENEZ l Home Recording l Blogger Template